lunes, 29 de abril de 2013

¡Feliz Día del Niño! Mis aventuras en la infancia.

Tantas aventuras que pase de niño, tantos aventuras, tantas cosas por jugar. Recuerdo que cuando era niño todos me decían que iba a ser arquitecto pues siempre tenia la manía de construir casas con todas las cosas que se me toparan en frente, ladrillos, cartas, naipes, dominós, tejas, palitos de paleta, libros, etc.

Cuando tenia 10 años, mi mamá mando a poner barandales a las escaleras. El señor estuvo trabajando dos días enteros y al finalizar en mi azotea dejo una bolsa con madera que había sobrado, mi mamá me advirtió que no fuese a agarrar nada puesto que el señor seguramente iba a venir a recoger las cosas. Paso un día y el ni llego, paso una semana, un mes, dos meses, tres meses y al cuarto mes me apodere de ellas.

Empece a construir una carretera en mi azotea, pues era para lo que me daba las pocas maderas que había sacado. Después comencé a tener mas y mas y mas hasta el punto en donde realmente había construido una ciudad entera. Una ciudad con una autopista enorme, con casas, negocios, hoteles, bancos, centros comerciales, museos, y centros de trabajo.

Empecé a construir con todo lo que había dejado el señor y poco a poco había ido metiendo mas materiales que me encontraba en el patio como ladrillos o tejas de barro.

Adorne mi ciudad con carritos que compraba por paquetes, personas y muebles para maquetas, algunas plantas, hice un pequeño zoológico con mis dinosaurios.

Mi parte favorita era cuando llovía pues jugaba a hacer reportero y como era de esperarse mientras llovía mi ciudad sufría algunos daños menores como inundaciones en algunas casas o negocios, que incluso instalaciones completas se cayeran, el techo de las casas saliese volando si hubiera viento, los carros eran arrastrados por la corriente de agua o los animales se habían escapado.

Todos estos desastres los informaba yo imaginando que era reportero de una ciudad vecina imaginaria donde informaba el desastre ocurrido para que viniese la ayuda en camines de bomberos o ambulancias. 

También simulaba incendios o terremotos, los incendios quemaba muchas hojas de papel de mis libros viejos y los sofocaba arrojándoles agua, para los terremotos tenia un edificio de 10 pisos donde desde abajo sacudía los cimientos para que todo temblara y en ocasiones el edificio tirara para volverlo a construir que ese era mi juego favorito.

Ser niño es una de las mejores cosas de la vida, con un solo objeto puedes construir un mundo nuevo con la ayuda de la imaginación, vivir realmente grandes aventuras, liberar batallas, prepararte para ser mamá, crear vínculos fuertes con tus familiares o amigos, Ser niño es tan mágico. Sin duda, tuve una infancia llena de imaginación, juegos y momentos gratos los cuales no alcanzaría describir aquí.

dia del niño, niño

¡Feliz Día del Niño!

No hay comentarios:

Publicar un comentario